Salamanca se hace mayor

Plaza mayor Liberpiso inmobiliaria Salamanca
La bella Salamanca se hace mayor

Un informe reciente del Instituto Nacional de Estadística, del que se hacían eco diversos medios de la ciudad, revelaba el lento pero implacable problema que acecha a Salamanca: ¡La capital ya es la más vieja de España!

Aparte de las consecuencias que sobre nuestra economía supone esta tendencia imparable, en ese mismo informe se descubren otros problemas que son consecuencia de ese envejecimiento: el bajo número de personas que viven en cada hogar. Al declive económico que traerá una población mayor, se le sumará el drama social de la soledad y el desamparo.

Precios de las casas en Salamanca

Desde que estalló la crisis subprime allá por agosto de 2007, y la hecatombe inmobiliaria que se fraguó durante el año 2008 y que duró hasta el año 2014, Salamanca ha sufrido la presión bajista en la venta de pisos y casas debido, principalmente, a estos factores:

  1. Exceso de oferta: se construyó demasiado en plena euforia inmobiliaria.
  2. Disminución del crédito: el sistema financiero público, nuestra caja de ahorros, quebró.
  3. Falta de confianza: una elevada tasa de paro desanimó a muchos demandantes de viviendas.
  4. El declive demográfico: pérdida constante de población y éxodo de los jóvenes universitarios.

Centrándonos en el último punto, uno se pregunta si, habiendo un stock de viviendas muy amplio como lo hay en Salamanca (mucha oferta), y una población en continuo declive, es decir, cada vez con menos demandantes de casas, ¿será posible que los precios suban en Salamanca en los próximos años? Y, como consecuencia de ello, desde el punto de vista financiero, ¿es una buena inversión a largo plazo comprar un inmueble en nuestra ciudad?

Nunca fue tan importante como ahora asesorarse por profesionales cualificados antes de decidirse por la compra de una casa, pues para la mayoría de la gente es la inversión más importante de su vida. Y ese asesoramiento debe mirar no sólo al mero trámite de formalizar la compraventa, sino que, para que la compra sea óptima, deberá cuidar otros aspectos, como la estructura financiera de la compra, la idoneidad como inversión a largo plazo, las cualidades constructivas del inmueble, la tendencia futura de la demanda y la oferta de viviendas en Salamanca ante la depresión demográfica, etc.

Solución a la pérdida de población

Cuando el problema de la despoblación avanza con fuerza y se acentuará en los próximos años inexorablemente, las pocas soluciones que hasta ahora se han implantado han ido encaminadas a paliar los síntomas de esta enfermedad, pero en ningún caso a solucionar el problema. Sólo unas políticas a largo plazo bien planificadas darían sus frutos en los años venideros, y éstas pasan, sin lugar a dudas, por hacer de la provincia un eje económico importante, facilitando las inversiones externas, atrayendo y favoreciendo al sector industrial que es el que genera riqueza a largo plazo, y, en fin, establecer el caldo de cultivo para que eso se produzca.

Una simple idea al respecto: teniendo Salamanca una fuerza hidroeléctrica instalada importantísima, y fluyendo los ríos Tormes y Duero por un recorrido exclusivo de Castilla y León sin que atraviesen otras comunidades autónomas, ¿por qué no pensamos en cómo hacer para que esa riqueza se quede en Salamanca y en Castilla, favoreciendo por ejemplo la llegada de nuevas empresas con la electricidad barata y sostenible que generan nuestras cuencas hídricas? ¿Por qué los beneficios que generan nuestros recursos naturales salen todos los años de Salamanca para irse a otras comunidades autónomas? Ahí queda la cuestión planteada…